Ventajas de maletas rígidas, semi-rígidas y blandas

A lo largo de nuestras vidas, las maletas se convierten en un accesorio esencial para nuestras vacaciones. Es por ello que debemos elegir siempre el modelo adecuado a nuestras necesidades, tipo de viaje y permanencia y medio de transporte que utilizaremos.

Empecemos por hablar de las maletas rígidas, éstas suelen ser duras y por lo tanto, son resistentes a los impactos e inclemencias del tiempo. Además, no se deforman y son ideales para poder transportar objetos delicados.

Regularmente las personas tienen la impresión de que las maletas rígidas son más duraderas que las maletas blandas o semi-rígidas. Esto no es del todo cierto, esto depende de la calidad de los materiales.

Por otro lado, las maletas blandas suelen ser ligeras, económicas y bastante flexibles.

Por lo regular suelen adaptarse a mejores compartimentos de los distintos medios de transporte.

La desventaja que tiene este modelo es que el contenido está menos protegido a diferencia de las valijas rígidas.

Existen también las maletas semirrígidas hechas de policarbonatos, la combinación perfecta de las valijas rígidas y blandas. Por lo regular en estos modelos tienen probabilidad de ampliarse por medio de fuelles, lo que las hace increíblemente adaptables a grandes cantidades de equipaje. ¡Es una buena opción!

Ahora que conoces un poco más sobre los diferentes tipos de maleta, ¿cuál es la ideal para tu próximo viaje?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *