United en Business Class

Como he contado en notas anteriores, es posible viajar en clase preferente por un precio mucho menor al que la mayoría cree.

En esta ocasión, viajamos de la Ciudad de México a el aeropuerto de Eagle en Colorado, con una escala en Houston.

Eagle es el aeropuerto para llegar a Vail, el destino de esquí mundialmente conocido.

El boleto para este viaje fue comprado one way. El precio para este recorrido con tres horas de escala, en clase turista, es de 378US; aunque justo en ese momento encontramos otra opción: un vuelo que salía a las 6am, con 8 horas de escala, en Business Class, y que tenía un costo de 408US. Como la diferencia no era tanta, decidí comprar el vuelo “incómodo” que era el que tenía 8 horas de escala en Houston. Gracias a esto, tuve la oportunidad de conocer la gran ciudad tejana; sin mucho presupuesto pude disfrutar de una experiencia más exclusiva, tanto a bordo del avión, como en tierra.

Todo empezó desde el AICM. Documenté en la fila especial para pasajeros Elite (viajeros frecuentes y clase preferente) lo cual me ahorró mucho tiempo porque hay muchos vuelos de United durante el día. La documentación se hace en las mismas máquinas automáticas, pero con la ventaja de que no hay filas y brindan un servicio más personalizado.

Una de las principales ventajas al momento de documentar, siendo Elite, es que el equipaje permitido es de dos piezas de hasta 32kg, en vez de una pieza de 23kg en clase turista. Las maletas también van con una etiqueta de prioridad lo cual hace que sean las primeras en ser entregadas.

Otra ventaja de volar en clase preferente es el de la fila de seguridad dedicada a viajeros VIP, aunque en México no tiene mucha utilidad, pues siempre está vacío.

Después de pasar por seguridad, y siendo alrededor de las 5am, no tuve ganas de dar vueltas en el duty free y decidí ir directo al United Club, la sala VIP de United en el AICM. La primera impresión que me llevé al entrar fue que la sala no era muy moderna (aunque muy tranquila) había sólo seis personas conmigo. Los servicios más destacados de la sala son el WiFi y la barra de desayunos con bebidas ligeras y alcohólicas.

Viajar en clase preferente te permite abordar antes que los demás o en el momento que mejor lo prefieras, sin necesidad de hacer la fila general. Al subir al avión te ofrecen agua o jugo de naranja, como de costumbre.

El asiento del avión era nuevo, muy moderno, amplio, reclinable y con mucho espacio para las piernas; también tenía bastantes compartimientos para guardar cosas.

El servicio a bordo es muy bueno. A pesar del horario, ofrecen desayuno caliente en vajilla de porcelana y todas las bebidas son servidas en vasos de cristal. El entretenimiento durante el vuelo queda a cargo de las revistas y de tu celular, tablet o laptop. United cuenta con una aplicación On Demand (conectándote al inflight WiFi) que ofrece una amplia variedad de películas y series, sin costo para los pasajeros (la programación de HBO tiene costo en clase turista). Este servicio es bastante bueno, ya que el vuelo se hace mucho más corto viendo una pantalla.

La llegada a Houston fue bastante normal, tardé aproximadamente una hora en migración, pero como ya tengo Global Entry, la próxima vez que vaya a Estados Unidos estoy seguro que será distinto, gracias a sus benditas máquinas ahorra tiempo.

Debido al transcurso en migración, las maletas ya estaban en el carrusel. Las tomé para pasar a aduana y colocarlas en la banda de conexiones. Después de eso, ya estaba listo para conocer Houston por unas horas.

Saludos y buen viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *