Paris-México en business class con air france

Uno de los mejores lujos que puedes vivir durante un viaje es volar en una clase preferente; ya sea

primera clase, ejecutiva o business, o premium economy, pues el precio no es proporcional al costo de

un boleto en clase turista y la diferencia en cuanto al servicio es colosal.

Las clases preferentes representan una buena parte del ingreso de las aerolíneas, aunque dentro del

avión no ocupen más del 30% del espacio disponible.

En esta ocasión, llegué a París para conectar mi vuelo a México y, aprovechando las 6 horas de escala,

me acerqué a preguntar el valor de un upgrade a una mejor clase. Me ofrecieron premium economy

por 180€ y business por 450€. Teniendo en cuenta que la reservación en esta clase cuesta arriba de

4000 dólares, se me hizo accesible por un mundo de lujo entre las nubes y en tierra.

Como primer beneficio de volar en business, tienes acceso al lounge de AirFrance, en París, el cual es

un oasis de tranquilidad lleno de amenidades para hacer la espera mucho más soportable y ligera. El

salón de AirFrance tiene regaderas buffet de comida caliente, bebidas alcohólicas premium, espacio

dedicado para niños, business center y mucho espacio para acomodarse. El lounge es muy amplio y

durante las 6 horas nunca se sintió congestionado, a pesar de haber muchos pasajeros.

Aparte de la ventaja de viajar en un A380 (que es el avión de pasajeros más grande del mundo) se te

informa que cuentas con abordaje prioritario en cualquier momento. Una vez en tu lugar, te reciben con

champagne, jugo o agua; reparten los amenity kits y amablemente toman tu chamarra o saco, para

devolvértelo una vez que llegues a tu destino. El trato especial es evidente.

El asiento es muy amplio y cómodo. Se convierte en una cama ligeramente reclinada, excelente para

dormir y muy práctica, pues cuenta con muchos compartimientos para guardar tus pertenencias.

El servicio de comidas es espectacular, vajilla especialmente diseñada, cubiertos de Christofle, vasos y

copas de cristal, varias opciones en el menú para entradas, plato fuerte y postre. Respecto a las

bebidas, todo es premium y cuenta con un self service bar durante todo el vuelo.

Lo que no nos gustó de AirFrance es que al volar con niños no te proveen de una carreola en el lugar de

escala, lo que provoca que tengas que cargar a tu bebé desde que abordas, hasta que recoges tus

maletas en tu destino final.

En general valió mucho la pena el upgrade. El precio pagado es una fracción de su valor y te da una

probada de lo que es volar en un mundo de comodidades.

Saludos y buen viaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *