Imperdibles en Vail, Colorado

Destino favorito de los esquiadores alrededor del mundo, Vail, es la estación más grande de Norteamérica. Este pueblito, en el centro oeste de Colorado, está en el corazón de las montañas rocosas y, a pesar de que el esquí es el deporte rey en Vail,  posee la arquitectura de un pueblito cuyo encanto, gente y vistas, te dejarán boquiabierto cualquier temporada del año.

El pueblito está lleno de pequeños restaurantes, bares, cafés, heladerías, boutiques, galerías de arte, tiendas de souvenirs y un sabor muy local. Caminar por la villa te da una sensación de libertad y goce que sólo te pueden proporcionar los pueblos pequeños, aunque, a diferencia de México, todo en Vail es muy caro debido a que es un destino muy popular entre las personas adineradas de Estados Unidos. Se trata, sin duda, de una zona muy cara. Los impuestos son casi los mismos que en Nueva York y supera a los de ciudades como Washington DC o Miami.

En verano, una de las actividades principales es el ciclismo de montaña. Las pistas de la montaña son adecuadas cada verano para que los ciclistas aficionados puedan disfrutar de la adrenalina y emoción que este deporte proporciona. Si este tipo de actividades no llama tu atención, siempre puedes dar un paseo relajado alrededor del Village o por el club de golf y aprovechar para ver las lujosas casas que le rodean. También hay varios senderos, los cuales puedes tomar dentro del bosque y crear una experiencia única.

El mejor lugar para alquilar bici’s es Vail Bike Tech. Está en Lionshead Village. Es el más barato y flexible, además de ser el único cuyos dueños pertenecen a la comunidad. Este lugar tiene bicicletas de todos los tipos y sabores, de distintos precios y características; cuentan hasta con carritos para los niños.

Otras actividades características del lugar son las que se desarrollan en la montaña. El boleto con actividades incluidas cuesta 89US por persona, e incluye el pase de la góndola y actividades arriba, en la montaña; éstas incluyen: tiro lesa, una montaña rusa mecánica, resbaladizas en llantas y muchas otras. Seguro te divertirían.

Si lo que buscas son experiencias más extremas, está el Piney River Ranch, donde tienes la opción de montar a caballo en las montañas, dar un paseo en canoas, paddleboards o pescar.

También puedes disfrutar del Breckenridge Ski Resort donde hay actividades parecidas a las que se ofrecen en Vail.

Para los amantes del shopping, está el Outlet at Silverthorne con más de 50 marcas que satisfará las necesidades de cualquier shopaholic.

Lo más importante para mí fueron las vistas que disfrutamos desde que comienza el descenso al aeropuerto de Eagle, en el Village, en la montaña, durante el paseo en bici y en el recorrido en carretera hasta Denver, donde siguen nuestras vacaciones.

Saludos y buen viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *