4 Edificaciones mexicanas semiocultas bajo el agua

¡Hola, viajeros!

Ubicadas en Chiapas, Edomex e Hidalgo, estas edificaciones te sorprenderán con su historia y detalles arquitectónicos casi cubiertos por el nivel de los lagos o presas que ahora las alojan.

Conoce en Blog Itinerante 4 edificaciones semiocultas bajo el agua

1. Iglesia de Quechula, Chiapas

(AP Photo/David von Blohn)

87 km al noroeste de Tuxtla Gutiérrez se encuentra la imponente Presa Nezahualcóyotl o de Malpaso, cuyas aguas provienen de los ríos Negro, La Venta y el mismísimo Grijalva (después de abandonar el Cañón del Sumidero).

Ahí, si rentas un paseo en lancha, podrás admirar el Puente de Chiapas y los restos de la antigua Iglesia de Quechula, construcción del siglo XVI de la cual destacan los arcos de lo que fueran sus viejos campanarios (de 16 metros de altura).

 

2. (Nuevo) Santo Tomás de los Plátanos, Estado de México

Arribando a este poblado, ubicado en la parte meridional del Edomex, por la carretera que viene de Valle de Bravo, se puede admirar la Presa de Santa Bárbara. En medio de este enorme espacio acuático se puede advertir la torre de la iglesia del antiguo poblado que fue cubierto por las aguas de la presa a mediados del siglo pasado. El área, junto con un campo de lava cercano, fue declarada Reserva Ecológica Estatal en 1993 y tiene una superficie total de más de 145 hectáreas.

¡No dejes de conocerla!

 

 

3.  San Antonio Regla, Hidalgo

Al noreste de la ciudad de Pachuca se halla el fantástico Corredor Turístico de la Montaña que, entre otros atractivos, comprende los Pueblos Mágicos de Mineral del Chico, Real del Monte y Huasca de Ocampo. En este último destaca un complejo de tres haciendas (de beneficio de plata) que pertenecieron al hombre más rico del país durante la época colonial: el Conde de Regla Pedro Romero de Terreros.

San Miguel y Santa María fueron convertidas en estupendos hoteles-hacienda rodeados de hermosos estanques y maravillosos rincones que evocan su pasado minero, mientras que, San Antonio, apenas y se alcanza a distinguir sumergida bajo las aguas de una presa de donde asoma una de sus añejas chimeneas o “chacuacos”.

¡No dejes de admirarla!

 

4. Presa Taxhimay, Estado de México

19 km al noreste del recientemente nombrado nuevo Pueblo Mágico de Villa del Carbón se encuentra la Presa Taxhimay, construida en 1934.

Para la edificación de este cuerpo de agua de 365 hectáreas se tuvo que inundar el viejo poblado de San Luis de las Peras.

Desde entonces, los campanarios de su iglesia parecen “como emergen del gran embalse”. A esta estructura se puede llegar rentando un paseo en lancha o remando desde las orillas de la presa (hay numerosos establecimientos que ofrecen estos servicios).

El lugar también es ideal para una escapada de fin de semana, perfecta para aquellos amantes de la pesca deportiva o para quienes gustan de hacer recorridos en bici de montaña o cuatrimoto por parajes rústicos y arbolados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *