A La Habana, con Aeromexico

¡Hola!

¿Cómo están?

Esta vez me tocó volar en la aerolínea bandera de México, a Cuba, y les voy a contar porqué Aeromexico es la aerolínea mexicana que más me gusta y les voy a compartir unos tips que les serán de mucha ayuda la próxima vez que vuelen por Aeromexico.

Normalmente, a la hora de comprar un boleto, lo primero en lo que me fijo es en el precio, luego el horario y finalmente la aerolínea. En este caso, tenían el mejor precio del mercado y horarios atractivos, así que decidí comprar el boleto; pero como la selección de asiento para este vuelo tiene costo, opté por dejarlo para cuando estuviera en el aeropuerto.

No puedo compartirles la clave para comprar a buen precio en Aeromexico, ya que juegan mucho con sus tarifas. Un día puede estar un precio, y al siguiente, otro. Lo que sí puedo decirles es que tienen la mejor tarifa y siempre estás a gusto con tu compra.

Llegando al aeropuerto…

Por ser parte del Club Premier Oro y/o tarjetahabiente de Santander Infinite y American Express Aeromexico Platinum pasé directo al mostrador Premier, en el cual documenté y en menos de diez minutos, ya estaba en el nuevo Salón Premier Nacional (ver nota: http://bit.ly/2dtxWS2).

En el avión…

A la hora de abordar, fui de los primeros, pues lo hice junto con el grupo uno por la tarjeta Santander Infinite. Ya en el avión, me dieron la primer fila de turista o como la llaman en Aeromexico AM+. Ofrece unas pulgadas más de espacio para las piernas. Entre Clase Premier y AM+ hay una cortina media superior, tienes muchísimo espacio para acomodarte, hasta con tus maletas de mano. El servicio a bordo es de bebidas y un sándwich, lo cual es bastante decente para un vuelo de dos horas y media. Antes de lo esperado, ya estaban fumigando el avión (regulación cubana) y preparándose para el aterrizaje.

Desembarque….

Llegando a La Habana, pasé migración y seguridad, y fui por las maletas; tardaron un buen rato con todo y el tag de prioridad. Finalmente pasamos aduana y ¡bienvenidos a la isla!

Voy a contarles también el vuelo de regreso, ya que por ser Club Premier Oro, me dieron un ascenso a Clase Premier

Llegando al aeropuerto, me formé en la fila de Sky Priority, y al documentar, pedí mis ascensos, los cuales me confirmaron antes de abordar; diez minutos después, ya estaba del otro lado de seguridad y migración.

Cabe mencionar que Aeromexico opera dos vuelos diarios a la Habana, y aún así, no tiene contrato con la sala VIP del aeropuerto, lo cual me extraña, pues no creo que sea forma de tratar a sus pasajeros Premier. Si quieres pasar un rato a gusto, en la sala, hay que pagar 25 dólares por persona.

El Aeropuerto de la Habana es un poco viejo y el aire acondicionado no funciona del todo bien, por lo que te recomiendo que vayas vestid@ con ropa ligera porque sí hace calor.

El Duty Free es chico, pero venden ron a muy buen precio. Si vas as comprar algo, hazlo antes de cambiar tus CUC para que no pierdas la comisión. Aparte d eso, no hay nada qué hacer más que acabarte el internet que tengas en tu tarjeta pre pagada.

Para abordar el avión, (que por cierto, se atrasó) tuve la oportunidad de ser de los primeros en abordar, por ser clase Premier. Me llevé una grata sorpresa al ver un avión re equipado con los nuevos asientos de cuero, pantalla personal de entretenimiento en cada asiento, reposapiés y mucho espacio entre asientos; éstos últimos eran muy amplios y cómodos.

El servicio a bordo incluye comida, pero como el servicio de comidas lo cargan desde la Ciudad de México, no había suficiente comida para los cuatro pasajeros frecuentes Elite de Aeromexico a los que nos dieron el ascenso en el aeropuerto. La verdad me intriga saber qué haría Aeromexico en caso de que se venda un asiento en Clase Premier de última hora, después que el avión ya haya salido del AICM. Muy a pesar de esto, el servicio fue muy bueno; los sobrecargos muy amables, y aunque no tenían toda la selección de bebidas alcohólicas que presumen ofrecer a bordo, con un agua de coco, algo de tonic y cacahuates (de turista) fue suficiente. Empecé a ver una película para que el tiempo pasara volando, pero desafortunadamente el sistema de entretenimiento se trabó y no pude terminar de verla.

Tocando tierra mexicana, me di cuenta de que esta vez mi maleta fue de las primeras, por lo que no mucho después, ya estábamos afuera esperando un Uber.

Conclusión: Aeromexico es muy buena aerolínea y se las ve un poco duras con la competencia, en cuanto a precios y servicios. Cuando vuelas con ellos y ves que todos esos detalles que pintan al caballero águila como la aerolínea bandera de México (salas VIP, mejor servicio, comida y entretenimiento a bordo) no fluyen de la manera que te lo venden, rompes el mito.

Saludos y buen viaje.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *